20150327

Apuntes sobre «Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tu y yo»

Año: 2010
Páginas: 208
Género: Narrativa
EnlacesGoodreadsCompra

Si no es por el autor entonces seguramente te sonará por el título. Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo tiene un título hipnótico, sin duda. Varios fueron a los que pregunté qué les apuntaba aquel título y todos siguieron mi línea de pensamiento: el fin de alguna relación romántica y las reflexiones de esa ruptura. Y sí, soy consciente de que las expectativas son de lo más nocivo, pero es que la decepción que tuve no fue ni por asomo debido a que no se cumplieran mis presagios.

Empecemos por unos personajes de los más aburridos y sin evolución, tiremos de construcciones repetitivas hasta la saciedad, añadamos frases mal construidas y una trama que si bien es interesante no sirve mas que de hilo conductor para... nada. Mezclemos frases de moralinas a cada dos por tres sin siquiera un buen nexo con la narración, y ya de paso escribamos el título de la novela casi al final cuando no tiene ni sentido ni relevancia, solo para que el lector recuerde que así se llama la novela. ¿Qué tenemos? Un libro malo, aburrido y con nada que portar más allá de cuatro oraciones. 

Marcos me ha resultado de lo más tedioso a pesar de sus intentos de verse como un copito de nieve especial. La pérdida de su madre no parece afectarle realmente, más allá de que él lo vocalice o lo piense. Su madre, y su consecuente muerte, no aportan nada más allá que lecciones de vida introducidas a calzador en la narración, casi todas iniciadas por Mi madre decía... A ello hay que sumar la recarga con la madre, que aparece casi en cada página. A mi parecer, un autor con mejores recursos podría haber introducido todo eso con más elocuencia. 
Luego la trama: solo con explicar que hay una droga que genera un estado de vigilia continuo daría para muchas, muchísimas páginas más. Pero nada, realmente no aporta nada a la trama más que un contexto interesante que se olvida rápidamente. 

No me miraba sino que miraba al suelo (97) es un ejemplo de esa nefasta escritura. Obviando todo lo que comento en el párrafo anterior, la calidad literaria en esta novela escasea. Como bien leí en reseñas en Goodreads esto más bien parece un primer borrador sin pulir. Parece un intento de algo, un quiero y no puedo. Me arriesgo a decir que, de no tener la fama que tenía el autor antes de escribir su novela, dudo mucho que hubiera llegado a publicarse. 




No hay comentarios

Publicar un comentario

Design: WS