20150227

Apuntes sobre «Un viaje de diez metros»

La historia prometía algo emotivo y con lo que pudiera identificarme al tocar cerca de casa —metafóricamente hablando, claro—, así que mis expectativas estaban en un punto medio tirando a la alza. Cayeron de una forma sutil, pero estrepitosa. 

Sin dar muchos rodeos, me provocó una tremenda sensación de desconexión. A partir de cierto punto, sentí que veía otra película (de las domingueras, ya sabéis a cuales me refiero), y más adelante, que me encontraba viendo una tercera película que supuraba un quiero y no puedo tremendo. Todo ello hizo que se me hiciera de lo más lenta y tediosa... ¡y eso que sólo dura dos horas! 
Otra de las cosas que propiciaron esa lentitud y la sensación de desunión fueron esas terribles, terribles transiciones que se suceden en algunas escenas (recordando de nuevo, a las películas domingueras) y como más que ayudar a dilucidar el paso del tiempo, se complica al punto que necesitas que algún personaje lo mencione explícitamente. 

¿Qué es de una película centrada en el placer de comer sin escenas de cocina? Pues algo con un vacío grande, sin duda. En este filme solo hay dos escenas así —bellísimas a rabiar—, y lo noto escaso, escaso, escaso. 

Como punto final, noto cierta falta de realismo. He estado cerca de una situación similar, así que hablo con cierto conocimiento de causa. Remarco la escena en la que intentan hacer entrar en razón al padre con lo dificultoso que es introducir sabores nuevos en una comunidad (siendo además pequeña como un pueblecillo), a lo que él responde que, para probar, deben ir al restaurante. En esa escena sí que la han clavado, fuera de eso, no tanto. Hay muchos sabores a los que es muy difícil acostumbrarse, o que con los ingredientes del país es imposible o muy difícil imitar, así que hay que hacer adaptaciones y cambios para poder abarcar tanto los paladares gustosos de esa cocina como los que están en un punto intermedio de «sí, pero...», y entender que porque a uno al sea de agrado, no tiene porque serlo al vecino.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Design: WS