20141212

American Tribal Style Bellydance

Yo quería hablaros del Tribal Fusión, una disciplina que me enamoró desde el primer taller al que asistí, pero sería ingrato no tratar de ella desde sus orígenes: el American Tribal Style Belly dance, conocido también como ATS.

Yo no vengo aquí a explicar los tecnicismos de esta danza, para eso os dejo aquí la explicación de lo que es en esencia. Mi intención es remarcar cuatro pinceladas de esta disciplina, dar algo concreto, algo más vívido que permita poneros en la piel de lo que representa el ATS para sus practicantes (pero ojo, que es mi asignatura pendiente así que patinadas puede que haya).


Como habréis visto es un estilo de danza baby recién salido del horno, pero que cuenta ya con miles y miles de adeptas por el mundo. Si bien la danza oriental ayuda a reencontrarse con el propio físico, en esta danza encuentras un grupo incondicional: una tribu a la que pertenecer. En esta tribu, nadie es menos, nadie es más, todas se unen para crear un momento mágico improvisado. Es un grupo en el que te sentirás aceptada, integrada, y entendida. Me atrevo a decir que va un tanto más allá de un grupo de clase.

Una tribu que conocí explicaba que su miembro de más edad tenía más de sesenta años y no podía trabajar los movimientos de suelo por dolor en las rodillas, así que lo que hicieron fue colocarla en un pedestal, para que destacara y todos supieran quien era la matriarca... Curioso, ¿verdad?, ¿cuántas danzas no relegan a las últimas filas a las que no son perfectas en su rutina?

La técnica no es tan importante como el conocer la señales, los cambios de líder o las posiciones. Se luce el trabajo en equipo, se luce el coro, se lucen las bailarinas. Es una danza que brilla por el conjunto de todos sus elementos: los vestuarios, los tocados, los abalorios, la coordinación y sus bailarinas.

La complicidad es clave en esto, no solo por el hecho de que cada tribu puede generar su propio vocabulario de señas (cuidado: las señales están limitadas, pero algunas tribus van adaptándolas; por ejemplo enlenteciendo el tempo de las señas), sino porque has de confiar en cada una de tus compañeras, en saber de qué pie cojea cada una para poder equilibrar.
Entender con una mirada cuando te están invitando a girar, o cuando se animan a salir como líder son matices que se van aprendiendo con el trato y el bailar junto a tus hermanas de tribu.   




No hay comentarios

Publicar un comentario

Design: WS